30 ene. 2013

Carta abierta: mundo real, mundo 2.0


[...] No sé si a ustedes les ocurre lo mismo, pero en estos días inciertos veo a mi alrededor un empobrecimiento intelectual que me causa a la vez exasperación y tristeza. Leo tesis doctorales que no dan ni pena, plagadas de errores gramaticales y ortográficos, con ideas que se contradicen a sí mismas, largos párrafos farragosos y razonamientos que no llevan a ningún lado. [...] Leo artículos supuestamente académicos que parecen redactados por niños de 10 años, [...]

Veo asimismo cómo, al menos en la España de hoy (y esto es extensible a muchos otros países, pero ahora vivo aquí y esto es lo que veo), la situación económica, laboral y social de las bibliotecas y los bibliotecarios (en general) empeora día tras día. Cierres, despidos, reducciones de presupuestos, violaciones de acuerdos, empobrecimiento general, bibliotecas que se caen a pedazos, colecciones que envejecen y no se renuevan, información que no se actualiza... Nada que no se vea en el resto de la sociedad, por cierto: la cosa está difícil y todos los sabemos. En el campo bibliotecológico, existen "comisiones" y "grupos" que trabajan en ello, en efecto, y existen "movimientos" y "protestas", pero la situación empeora, imparable, y toma tal cariz que, al parecer, ahora no hace falta ni siquiera ser bibliotecario para trabajar en una biblioteca, y a las bibliotecas tampoco les hace falta tener libros para serlo.
Viendo lo visto, yo hubiera pensado que los bibliotecarios estarían discutiendo precisamente sobre todo lo anterior. Pero encuentro que revistas, artículos, blogs, grupos de FB, twitters, conferencias, seminarios y demás versan, prácticamente en un 60% de los contenidos sobre el uso de las nuevas tecnologías 2.0 en el ámbito de la biblioteca (hay otro 30% sobre estadísticas y ciencias de información, y del otro 10%, muy poco es realmente rescatable).
Y yo, permítanme la española expresión, "flipo". Totalmente. No porque el aprendizaje y la difusión de esas herramientas 2.0 me parezcan mal (soy el primero en usarlas, y me parecen instrumentos tremendamente útiles) sino porque: (a) al parecer han dejado de ser un medio y una herramienta para convertirse en un fin, o, mejor dicho, en EL fin y LA panacea; y (b) ciertamente están ocupando el "espacio de atención" que debería ser ocupado por otros temas más urgentes y más importantes. [...]

Texto completo en http://listserv.rediris.es/cgi-bin/wa?A2=IWETEL;537215a8.1301D 
Publicado por Edgardo Civallero en la lista de correo de IWETEL